Qué es y cómo se hace el Curado del Concreto Premezclado

El fin principal del curado es garantizar un buen contenido de humedad en el concreto y la mejor forma de hacerlo es  mediante la aspersión de agua, para que de esta forma desarrolle las características que lo transformarán en un material de alta resistencia y excelente calidad y evitar daños en el elemento terminado de concreto con su estructura bien elaborada de varillas de acero.

El agua del concreto es la que hace reaccionar los químicos que hacen crecer los cristales del Clinker que compactan (abrazan como una especie de esponja) los materiales o cristales del cemento, a la grava y arena.

Ver vídeos en nuestra entrada: ¿por qué pega el cemento?

El proceso de curado debe realizarse inmediatamente después de haber acabado de fundir el elemento y la superficie del concreto haya perdido el brillo del agua. Si no se procede de esta manera, se corre el riesgo de que el secado muy rápido elimine el agua necesaria para que se dé al 100% la reacción química llamada hidratación de los cristales del cemento,  la cual requiere 28 dias.

Si el agua del concreto premezclado se agota antes de los 28 días, el concreto no podrá alcanzar su resistencia total diseñada, pudiendo perder hasta un 30%

Para evitar, lo anterior, con nuestro concreto, debemos realizar un curado adecuado de la superficie del concreto durante siete días y en casos en que se requiera mayor cuidado unos quince días o colocar al concreto un plástico adecuado para evitar la evaporación del agua debido al excesivo  el viento y el sol.